Cuentan de un lugar donde parece escucharse el canto de sirenas, donde las estrellas apuntan y la brisa acaricia a los visitantes, cuenta que allí los manjares del mar se disponen en las más bellas formas y el mundo se embriaga de belleza.